Actualización: nuevas ofertas en celulares en Amazon México => Mira las ofertas


La tecnología es la gran protagonista de este siglo. Móviles, ordenadores, smartwatch, portátiles, televisores y un largo etcétera de productos que mejoran nuestra vida, pero no tanto nuestro bolsillo. Algunos de estos productos llegan defectuosos a los compradores, que los devuelven al distribuidor. Éste los arregla y los pone de nuevo a la venta por un precio mucho más bajo. Esto son los famosos productos reacondicionados, también conocidos como refurbished. Artículos que pueden solucionarnos el problema de disfrutar de la tecnología cuando tenemos un presupuesto limitado.

Es por esto, que los artículos reacondicionados son una alternativa que cada vez está haciéndose más popular entre los consumidores. Aunque pueda sonar raro, no lo es. Hoy en día casi todas las tiendas, tanto online como físicas, disponen de este tipo de productos. Incluso existen webs especializadas que se dedican únicamente a la venta de aparatos reacondicionados.

Aunque a priori esta opción pueda parecer arriesgada por comprar un producto que ha fallado, en realidad no lo es. El producto está reparado y el vendedor no podría vendértelo de no ser así. Además, como veréis más adelante comprar estos productos nos da las mismas garantías en caso de fallo que los nuevos.

Reacondicionado

¿Qué es exactamente un artículo reacondicionado?

Reacondicionar un producto es rescatar un artículo con alguna pequeña avería y repararlo por completo, asegurándose de que tiene un funcionamiento correcto antes de ponerlo a la venta. Obviamente, no es un producto exactamente nuevo, pero quizá solo tiene dos días de uso o ni siquiera se ha encendido pero ha llegado al comprador con algún defectillo.

Los reacondicionados no necesariamente son productos que hayan dejado de funcionar o se hayan roto. También son los que han sido devueltos porque no era lo que buscaba el comprador, los que han sido retirados del mercado antes de llegar al consumidor por algún fallo de fábrica o los que les faltaba algún accesorio. En el caso de las tiendas físicas, también son productos de exposición o que han tenido un problema leve y ya no les permiten venderlos como “nuevos”. Es decir, que en la mayoría de los casos serán defectos de poca importancia.

Además, comprar un producto reacondicionado no significa que si nos sale defectuoso no tengamos más remedio que quedárnoslo y perder nuestro dinero. Existen unas garantías y unos derechos que tiene el consumidor con este tipo de productos. Primero, si realmente el problema que tuviera anteriormente no estuviera solucionado, tenemos derecho a cambiarlo y a recibir un reembolso. Segundo, si apareciera un nuevo fallo con el tiempo, tenemos una garantía de uno o dos años.

En este sentido no hay de qué preocuparse porque los productos reacondicionados no son un timo. Existe un proceso de reparación o de puesta a punto de los productos antes de volver al mercado.

Lo más normal es que primero se arregle el fallo: puede ser una pieza que estuviera mal, un fallo de instalación de diferentes programas o software, etc. Después resetean el software y se aseguran que todo esté correcto. Normalmente, las tiendas son muy transparentes antes de venderte estos productos. Te informan del estado del producto, del grado de reacondicionamiento que tiene el producto o si tiene algún fallo estético.

En el caso de Amazon, te dicen cualquier tipo de fallo que no hayan solucionado. Por ejemplo, que tenga un pique en la carcasa del teléfono o desperfectos que no afectan al funcionamiento pero que son importantes destacar. Normalmente, todos los productos que venden están en perfecto estado, y siempre se aseguran cumplir con lo que dicen en la descripción. Además, intentan que también nos llegue con el embalaje original.

En realidad, todos los procesos de reacondicionamiento son muy similares. Algunos incluyen embalajes, otros no, otros sustituyen complementos, otros no. Lo más importante es que todos se aseguran de que los fallos o averías que haya dado el dispositivo estén correctamente solucionados. De no ser así, no los ponen de nuevo a la venta.

¿Qué garantías tengo si compro un producto reacondicionado?

Es importante tener en cuenta que cada tienda o empresa ofrece diferentes garantías. Si las tiendas tienen sede en España o México, la ley les obliga a dar una garantía mínima de un año, pero si la tienda no está ubicada en México no se rige por esta regla. Todo depende del país y de la tienda. Por tanto, es importante que comprobéis antes de comprar la garantía que os ofrecen.

Lo normal es que tengamos la misma garantía que si el producto fuera nuevo: dos años. Este sería el caso de Amazon (España o México) o de Apple. Pero no podemos aseguraros que esto se cumpla siempre, por tanto, es importante que antes de comprar un producto os molestéis en conocer esta información.

Por ejemplo, en AliExpress hay algunas tiendas que ofrecen seis meses. Pensad que esta plataforma funciona por vendedores, y también los hay que ofrecen uno o dos años. Os recomendamos que los productos que compréis siempre tengan una garantía mínima de un año.

Si se me estropea el producto ¿tengo que repararlo yo?

Una de las ventajas de un producto reacondicionado es que te ofrecen reparar el producto gratuitamente. Esto es porque al no ser nuevos, entienden que es su responsabilidad haberlos arreglado correctamente. Es decir, que en este sentido la garantía es a todo riesgo. Aunque parezca algo evidente, no todos los productos nuevos que compramos nos ofrecen este servicio. En ocasiones te hacen pagar una serie de gastos, incluso aunque esté en garantía.

De todas maneras, comprobad siempre que esto sea así en la plataforma o tienda que compréis. Porque nunca se sabe y es importante asegurarse. En el caso de Amazon, sus productos reacondicionados no tienen la garantía del fabricante, así que lo que ofrecen es un reembolso del dinero. No te lo arreglan, pero no pierdes tu inversión.

¿Por qué son más baratos los productos reacondicionados?

Es sencillo: las tiendas no pueden vender como nuevos productos cuyo exterior ha recibido un golpe, tienen píxeles muertos o les faltan teclas. Nada que haga obligatorio tirarlos, ya que son perfectamente funcionales.

En la mayor parte de los casos se trata de defectos estéticos, que no afectan en nada al correcto funcionamiento del televisor, portátil o smartphone. Sin embargo, al no cumplir con los estándares del vendedor, no se pueden vender como nuevos.

Portátiles y móviles son los dos productos estrella de este segmento, ya que son productos muy utilizados y con precios bastante altos. Ahorrar dinero en tecnología comprando productos reacondicionados es una salida para los que tienen un presupuesto limitado.

El ahorro de los productos reacondicionados

Evidentemente, un producto seminuevo no puede valer lo mismo que uno que no ha salido nunca de su caja. Aquí está el gran atractivo de estos productos reacondicionados. Existen todo tipo de descuentos según cada artículo y según cada página. En Apple el ahorro puede llegar a los 500 euros en los productos más elevados. Y otros productos tienen un descuento de hasta el 70%.

El ahorro de los productos reacondicionados no es simbólico. Realmente está popularizándose tanto debido a la tentación que supone poder comprar un móvil de última generación por un 20% menos, aunque acabe de salir. Evidentemente, no ofrecen el mismo ahorro por un producto que lleva pocos meses en el mercado, que por uno que ha salido hace unos años. Este último tendrá bastante más descuento que el primero.